“Casino Royale”, una remoledación necesaria y excelente

Yo, que siempre me he quedado con Roger Moore, no temía en absoluto a Daniel Craig. Es más, tenía ganas de que le cambiaran la cara a James Bond, tras unas ridículas películas protagonizadas por Pierce Brosnan que rozaban la ciencia-ficción. Pues ahora, el agente más prestigioso de Gran Bretaña ha vuelto, más innovador, real, maduro e imperfecto, aunque con un giro de argumento, ya que la nueva aventura se basa en la primera aventura, escrita por Ian Flemming y titulada Casino Royale.

El hecho que una película esté escrita por Paul Haggis ya es decir, y mucho. El doble ganador del Oscar y nominado por su perfecto guión de Million Dollar Baby, aporta al guión principal de la película (escrito por Neal Purvis y Robert Wade) un toque más de seriedad, realismo y brutalismo. Y la verdad es que se nota, y mucho. El nuevo Bond es un agente con defectos, equivocaciones en su trabajo, ironía y sobretodo, muy bruto.
La película se abre en un blanco y negro precioso, con un abundante contraste. James Bond, un agente sin licencia para matar, se carga con un par de tiros a un soplón en su oficina, aunque anteriormente habiéndole explicado cómo acabó con su contacto (atentos a las movidas escenas del baño, rodadas con un sadismo inédito en los últimos Bond). A partir de ahí, empiezan los magníficos títulos de crédito, con mezclas de juegos de cartas y pistolas y personajes en movimiento formados por ases, rombos y corazones. El caso es que Casino Royale tiene un comienzo cuidadísimo, sin apenas fisuras, atrayente. El resto de la película será mejor que lo veáis vosotros, ya que sino pierde toda la gracia (bueno, ya la ha perdido con lo que he dicho ahora).

Vayamos a hablar de Daniel Craig, pues. He de decir que me siento absolutamente contento por la elección de este actor, qué digo, actorazo. Nadie mejor que él podría haber interpretado a este tipo duro, aunque un pelín fantasma (pero no de tirarse al vacío por un pantano, no), con ironía inglesa, elegante cuando hace falta y bestia y sádico cuando también la hace. Además, en esta nueva entrega, el agente secreto mantiene una relación amorosa larga, nada pasajera, como solía ocurrir con los anteriores, por lo que el rasgo de embobado por esa delicia que es Eva Green también ha de destacar. En fín, que este actor inglés diría que es el Bond perfecto. Ahora vayamos a por la chica Bond. Eva Green, destacada por su actuación en Soñadores, de Bertolucci, también podría tratarse de la chica Bond perfecta. ¿El porqué? Pues la verdad es que tiene varias razones: empata, por así decirlo, con el protagonista, ya que se crea tal química picaresca entre ellos dos (al principio de su relación) que hace que Vesper Lynd (así es como se llama), sea una mujer de carácter fuerte y para nada, un débil símbolo de más, como ocurría en los otros Bond. Aquí, tanto Bond como Vesper son símbolo de fuerza. En resumidas cuentas, ambos son el Bond y la chica Bond perfectos, y eso hace que Casino Royale sea Casino Royale.

Otro punto fuerte de la película son las numerosas escenas de acción. Todas ellas, desde la que abre el film, situada en Madagascar, son realmente vertiginosas, llenas de tensión, largas, pero sin embargo nada pesadas. Podría destacar cada una de ellas, y es que tanto la ya nombrada de Madagascar, como la del aeropuerto, la de Venecia o la que está situada en el museo, por no dejarme los hiper-tensos intermedios entre cada partida de póquer, hacen que la película muestre su lado más aventurero y a la vez más realista.
Y es que a Casino Royale no le falta de nada. Hemos hablado de amor y de acción, por lo que me falta el dramatismo. La cinta tiene muchos toques de este género, tantos, que destacaré algunos de ellos: la pesada conciencia que tiene metida en la cabeza Vesper, después de ver a James luchando en la escalera del casino, la hace sumergirse en la ducha del hotel para olvidarse de lo pasado, por lo que Bond, cómo no, la ayudará sentándose a su lado. O en ese mismo trozo, no os perdáis al agente sangrando como un desesperado y medio llorando por haberse cargado a ese par. Eso Brosnan nunca lo haría, vamos, que ni se despeinaría luchando. Atentos, SPOLIER. Y por último, la última escena en que aparece Vesper, ahogándose en el sumergido ascensor de un edificio veneciano y con Bond intentándola sacar de allí, aunque sabiendo perfectamente que está salvando a la mujer que lo ha traicionado. Esta escena es, simplemente, la mejor de la película. Fin del SPOLIER.

Por último, dentro de los aspectos más artísticos de la película, destacar al malvado Le Chiffre, interpretado por el danés Mads Mikkelsen. En todas las películas de James Bond, el villano de la función siempre había pretendido acabar con el mundo entero, o bien destruyéndolo (Panorama para matar o Muere otro día) o liquidándolo (todas las demás). En Casino Royale, el malvado no pretende hacer este tipo de cosas. Su intención es su trabajo, el tráfico de armas, y en vez de someter a Bond a máquinas que rozan la ciencia ficción, lo tortura con un látigo directamente (atentos a esa escena. Es terrible y a la vez irónica). Pues decir que Mads Mikkelsen está espléndido en su papel, tanto llorando sangre como haciendo llorar lágrimas a sus enemigos.

Dentro de los aspectos técnicos, Casino Royale no carece del más mínimo detalle. La música, estupendamente llevada a cabo por David Arnold y Chris Cornell (en la magnífica canción principal, You know my name).Y por supuesto, los efectos visuales, que sin ser pasados de rosca (he ahí Muere otro día), resultan increíblemente creíbles (como la escena del derrumbamiento del edificio veneciano).

En resumidas cuentas, la película de Martin Campbell es una auténtica maravilla del entretenimiento -del bueno-. Una cinta repleta de acción auténtica y realista, que, pese a su larga duración -144 minutos-, no se hace pesada, ni mucho menos. No os perdáis Casino Royale, aunque no sois fans de James Bond. Diría que eso es mejor aún.

Lo mejor Craig y Green y el realismo del conjunto.
Lo peor ciertos giros argumentales demasiado bruscos.
Valoración 8
Mi crítica en: FilmAffinity y en MuchoCine.

Anuncios

Una respuesta a ““Casino Royale”, una remoledación necesaria y excelente

  1. La película está bien y él reconozco que me hipnotizó guapísimo y estupendo actor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s