El cine indie más familiar: “Una historia de Brooklyn”

A veces, las simples historias pueden ser, para buenos directores, una gran oportunidad. Y he aquí el caso de Una historia de Brooklyn, de Noah Baumbach: una película sensible, realista, bella, inteligente y a ratos cómica (pero sólo en ocasiones).

Como he dicho, la historia, en un principio es bien simple: una pareja de escritores con dos hijos, uno adolescente y el otro de unos siete años, que viven en un barrio de clase alta de Brooklyn, deciden divorciarse. Pero a partir de aquí, el director crea una película totalmente distinta a las que se hacen con esta base: la vida de cada miembro de la familia cambiará para siempre, se verá inmersa en otra diferente, los hijos intentarán llamar la atención de maneras bastante peculiares y de mientras, los padres optarán por “manipular” a sus hijos para que les cojan más confianza.

De momento, todo es impecable, pero sin buenos actores la película no sería nada. Y por éso, Baumbach ha elegido a una excelente pareja: Jeff Daniels y Laura Linney, dos de mis actores favoritos. Creo que ambos son perfectos para este tipo de papel, ya que siempre muestran puntos dramáticos en sus papeles, aunque no sean de este género. El resto del reparto lo completan los jóvenes Owen Kline y Jesse Einsenberg, y los ya no tanto Anna Paquin (muy acertada) y William Baldwin.

 

El guión se basa en cortos fragmentos (muy bien filmados) que retratan la vida de esta familia que a los pocos minutos de empezar la película ya está a punto de romperse. La verdad es que no se puede decir que tenga una estructura visible, pero ésta manera de dividirlo resulta realmente original y a la vez agradable para el espectador.

Un detalle que no se puede olvidar es que el título original sea The squid and the whale (El calamar y la ballena), y que en España se haya traducido con el simplón Una historia de Brooklyn. Ésto me hace pensar, ya que si aquí se hubiera dejado con el genial título El calamar y la ballena (que no explicaré porqué se llama así), la gente hubiera pensado que sería la “típica infantilada americana sensiblona” (perdón por la expresión), y por ello, no irían a verla. En cambio, si se tradujera con un título simple como Una historia de Brooklyn, la gente se decantaría por ir a verla más que si se llamara El calamar y la ballena.
Pero lo sobresaltante es que no es la única vez que se traducen títulos originales en España con otros de muy simples. Ha pasado en diversas ocasiones últimamente: El juego de los idiotas (La dobloure), La sombra de un secuestro (The clearing), El fuego de la venganza (Man on fire),…

EN RESUMIDAS CUENTAS
Lo mejor
el dúo protagonista y la realización de Baumbach.
Lo peor la traducción del título en España.
El momento el encuentro familiar donde los padres explican a sus hijos que se van a divorciar.
Valoración 8,5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s