“El código Da Vinci”, la gran decepción del 2006

Ayer, por fín, pude ver el estreno de uno de los films más esperados del año (y el más polémico). Bueno, antes de todo, he de decir que no es una mala película, pero tampoco una buena película (como dicen muchos): es correcta y muy bien adaptada a el libro de Dan Brown (que no lo he leído todo, pero se ve muy bien que es una adaptación). Muchos dicen que es una película de acción, pero no lo es en absoluto; es un thriller policíaco con el tema de la religión cristiana entre medio.
Las interpretaciones son muy desiguales. Me refiero, a que hay actores que lo hacen verdaderamente bién (com Ian McKellen, Paul Bettany y Jean Reno) y otros que están bastante contenidos dentro de lo buenos que són (como Tom Hanks, que a mí no me acaba de convencer su interpretación, ya que la encuentro demasiado inexpresiva; o Audrey Tatou, que creo que no se ha esforzado demasiado para conseguir crear esa sensación de inseguridad que tiene durante todo el film. Pero sí consiguen que el espectador esté atento, y no se despiste o se vaya por culpa de ellos. Sólo que encuentro que lo podrían hacer mejor, ya que són dos excelentes actores.).
En los aspectos técnicos, habría que destacar la fotografía, que la verdad es que me ha gustado más de lo que me esperaba, ya que en todas estas superproducciones lo que interesa no es la estética, sino el entretenimiento y ya está, el montaje, y la música (del genial Hans Zimmer), que quizás en ocasiones no consigue adaptarse a la escena, pero en general está muy acertada.

MISTERIOS, CÓDIGOS Y RELIGIÓN.

Volvamos al género. Como he dicho, no es una película de acción, pero sí entretenida (quizás no tanto como otras, pero tampoco hace falta.). Hay momentos de acción, sí, pero sólo ocsasionalmente (como el de la huida en ese Smart que lleva Tatou o la aparición de Silas en medio de la conversación entre Hanks, Tatou y McKellen). Pero lo que falla aquí, es que esta acción, para mí, no está muy bien rodada. Me explicaré: en las escenas que en teoría habían de ser de gran tensión, encuentro que Howard no sabe filmarlas de tal modo que el espectador se emocione. Creo que les falta tensión y profesionalidad a las escenas de acción.
Otra cosa que no me ha acabado de gustar es la excesividad de flash-backs innecesarios. Por ejemplo (atentos que es un spolier, si queréis no lo leáis, pero no creo que os importe demasiado): cuando Leigh (McKellen) lleva a Langdon y Neveau (Hanks y Tatou) en avión privado a Londres y llegan a el aeropuerto, los dos protagonistas se han de escoder en algún sitio, de tal manera de que la policía no los encuentre. En ese momento, no se ve qué hacen ni cómo, pero loa policía no los encuentra dentro del avión. Cuando Leigh coge el coche junto a su ayudante y se marcha, ves como Langdon y Neveu están en la parte trasera del coche. He ahí cuando aparece un flash-back explicándote cómo se escondieron, la verdad que innecesario.
De éstos hay varios, pero hay algunos flash-backs que sí vale la pena ponerlos (como todo el recorrido por la historia de los templarios o el pasado de Neveu), ya que sín ellos, la película no sería tan interesante.
La parte de descifrar códigos e interpretar imágenes (que es lo que a mí más me gusta de estas historias), la verdad es que está bastante conseguida: Howard hace que estos códigos atraigan al público, y que éste también tenga ganas de saber qué se esconde detrás de ellos (muy interesante la teoría sobre La última cena y María Magdalena, que lleva a cabo todo el intersante desenlace de la película).

PUBLICIDΛD GRΛTIS
Para acabar, diré que es una película que no creo que necesite tanta polémica, ya que para mí, no es sólo un simple thriller, pero sí una historia ficticia (o no, nadie sabe.), creada por el mismo Brown, y no creo que se lo deba tomar así la Iglesia, ya es simple ficción, una teoría inventada, amigos míos, para ganar dinero. Pero aún así, consigue atraer al público, y mucho, y esta publicidad gratis que da la Iglesia la encuentro una auténtica chorrada: lo único que hacen es que la gente se fije más en la película, y así, dar más dinero a Columbia y a el equipo del film. Pero ésto siempre pasará…


EN RESUMIDΛS CUENTΛS
Lo mejor todas las teorías ficticias (o no) que Brown inventó, y ahora, Howard muestra.
Lo peor el exceso de flash-backs innecesarios (y de minutos), la falta de tensión en algunas escenas de acción y alguna que otra escena un tanto patética.
El momento cuando Leigh explica a Neveu y Langdon el secreto que oculta el cuadro de La última cena, de Da Vinci. Muy ingenioso.
¿Por qué aparece tanto el cuadro de la Mona Lisa en la publicidad de la película, si en realidad la obra que importa en el argumento es La última cena?
Recomendada a amantes de historias de cógidos y intrigas religiosas que no se fijem mucho en la calidad fílmica.
No recomendada a cinéfilos que vayan con la intención de ver una gran película.
Valoración 4.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s