El inquietante interior de Haneke: “Caché”

Acabo de llegar del cine Verdi Park tan satisfecho que me han dado ganas de escribir ahora mismo la crítica del film. Caché, dirigida por Michael Haneke y protagonizada por Daniel Autieuil y Juliette Binoche habla sobre la mala conciencia y los secretos del pasado. El film, aclamado en toda Europa ha recogido numerosos premios, destacando el de Mejor dirección en Cannes.

La culpabilidad es un invento judeocristiano y estamos sumergidos en esta cultura. No puedo ver el mundo bajo otro prisma. Pero la culpabilidad también es un problema filosófico, y no pretendo resolverlo, sólo hablo de ese problema.
Michael Haneke


Haneke mezcla el pasado con el presente, te hace entrar en el mundo de una pareja burgesa a la que recibe llamadas anónimas, te hace sentir la angustia de Georges (Autieuil), la confusión, el agobio. Magnífica, no se puede decir nada en contra del film.

Sin utilizar música (ni siquiera en los títulos de crédito principales y finales), Haneke nos muestra la pura realidad de la vida: un mundo donde no hay música. Creo que lo hace para que nos fijemos en la historia con más detalle. ¿Es que en la vida real hay música, acaso? El film no la necesita.

 

Una película difícil de entender a la primera (fijaros en el magistral final), pero que sin embargo, este toque dificil le da una sensación de inseguridad. En la película todos sufren, todos están inseguros.

En un principio, la escena principal de la fachada es estupenda (aunque no hacía falta hacerla tan larga).
Otra escena vale la pena recordar es la de el diálogo entre los dos protagonistas. Todo biene ha raíz de que él no le quiere contar de quien sospecha, de quién es el que los amenaza. Y la rabia que coge Anne (Binoche) cuando él se niega a contarle es aterradora.
O por ejemplo, la escena en que Georges va a la casa que sale en la cinta que les han enviado.
Y la mejor, y última escena, que no puedo explicar.

Como muy bien dice el título, escondido es como está el agresor y como está la víctima. George y Anne son una pareja burgesa de mediana edad con un hijo adolescente. Él es presentador de un programa de literatura televisivo y ella es editora. Un día reciben una cinta de video envuelta en un papel arrugado con un dibujo de una persona dibujada por un niño pequeño (o eso es lo que parece) sangrando por la boca. Pero lo más extraño es que en el video aparece la fachada de su casa grabada durante dos horas. Al principio Georges y Anne piensan que es una broma, pero a medida que los envíos se van volviendo cada vez más personales la cosa se pone seria.
Georges está angustiado al igual que su mujer. No saben que hacer más. Pero él irá investigando poco a poco hasta llegar dentro de un pasado al que alguien se arrepiente.
No explicaré el final ya que es lo más importante del film, y no tendría gracia contarlo.

Provocativa, silenciosa, impactante (en ciertos puntos), amenazadora. Caché (que suena mejor que Escondido) es imprescindible para todo cineasta que esté propuesto a ver algo diferente de lo normal (hasta de Wong Kar Wai. ¡¡Es broma!!).

Lo mejor: la sensación de angustia durante todo el film.
Lo peor: prácticamente nada.
El momento: un final aterrador.
Valoración: 9,3.
¿Por qué Georges o Anne no van a buscar con más detenimiento la cámara que les graba?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s