“Salvador”, mientras hay vida hay esperanza

¿Quién era Salvador Puig Antich? Esta pregunta no es una que se formuláse demasiado durante varios años después de su muerte. Hoy, en el siglo XXI, el más bien desconocido director Manuel Huerga (Antártida) se plantea dicha cuestión y la lleva a cabo cinematográficamente, poniéndole el título de Salvador.
Hacía tiempo que un cineasta español no planteaba tan a fondo la época franquista, y creo muy oportuno que hoy en día ya se hable de tal persona como Puig Anitch. Y esta película lo que hace es un honor a él, un resumen de su vida perfectamente narrado. Quizás la mejor parte sea la que se desarrolla en la cárcel, donde el protagonista, magistralmente interpretado por Daniel Brühl (¡que le den el Goya!), se siente, evidentemente, solo y a ratos acompañado por el que en un principio se llevaba más que mal guardián de la cárcel, interpretado por un soberbio Leonardo Sbaraglia.
La vida de Salvador Puig Antich empieza con una esperanza que al ser detenido se va desvaneciendo, como todo aquél que va a la cárcel. Pero él, un hombre fuerte y con decisión, no se rendirá hasta que vea que no hay solución posible, y que le espera la pena de muerte.

La película se divide en dos partes claramente diferenciadas: los inicios de Salvador como anarquista y su detención y estancia en la cárcel durante varios años. Es un film totalmente deprimente, triste, sensible (no sensiblera) y muy bonita. El problema, para mí, es que yo no viví la época franquista ni todo lo sucedido con Puig Antich, así que me ha sido un poco más difícil entenderla. Creo que me esperaré unos años a volver a verla. Pero sí he de reconocer que, pese a todo esto, me ha parecido una película excepcional y muy emotiva. De las interpretaciones, aparte de las mencionadas de Brühl y Sbaraglia, destacaría las de la bellísima Ingrid Rubio, Leonor Watling, Celso Bugallo (aunque a penas aparezca menos de dos minutos y no hable), Bea Segura (una de las hermanas de Puig Antich) y Tristán Ulloa (que pese a que no me caiga muy bien, no sé porqué, no lo hace mal).
En la salida, después de esos títulos de crédito con la preciosa canción I si canto trist, de Lluis Llach, la gente se sacaba las lágrimas con pañuelos (que ya llevaban preparados). Fue realmente muy bonita.

Lo mejor los títulos de crédito (principales y finales) y las interpretaciones de Brühl y Sbaraglia.
Lo peor que a gente pueda ofenderla.
Valoración 8,5
Ver mi otra crítica en FilmAffinity.

Anuncios

2 Respuestas a ““Salvador”, mientras hay vida hay esperanza

  1. Ya te había dicho que muy chulo el diseño… Bueno, y además como eres de WordPress no tengo que poner el nombre de usuario ni la contra ni na. La peli es buena, casi muy buena e injustamente pisoteada. Lo queramos o no, esa es nuestra historia. Igualita igualita puede que no, pero sí muy parecida. Saludos!!

  2. Pingback: Mi crítica de ‘Salvador’ en su página oficial « El 7éptimo Arte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s