“The Queen”, Frears y su monarquía distante

Stephen Frears es un director al que admiro. Bien sea por su refinado y a la vez crítico talento o por su exquisito gusto a la hora de elegir y contar las historias. Después de regalarnos espléndidas películas como Las amistades peligrosas, Café irlandés o la más reciente Negocios ocultos, el director de origen inglés estrena este año The Queen.
Este inteligente relato cuenta los terribles sucesos políticos que ocurrieron tras la muerte de la princesa Diana, situados en las conversaciones entre la Reina Isabel y el Primer Ministro Tony Blair, para llevar a cabo una estabilidad tanto política como social, ya que en ese momento la población estaba asombrada ante la ausencia de la reina (no se presentó ni dio ningún mensaje hasta que el empeño de Blair la hizo mostrarse en público).
La película no está contada ni de manera documental ni tampoco como una biografía, sino que está narrada, precisamente, de manera como si fuera una historia normal, de película, donde los hechos van transcurriendo y los personajes se van transformando. Aunque, como siempre, Frears aborda un dramatismo sátirico de un exquisito gusto y nos introduce en los sentimientos (si es que los hay) de la Familia Real Británica.
Pero aquí lo que destaca principalmente es la actuación de esa reina llamada Helen Mirren (Copa Volpi a la Mejor Actriz 2006 en Venecia). Su prodigiosa representación de la Reina Isabel es tremndamente conmovedora, satírica, brillante y da una idea clarísima de cómo es en realidad la reina Isabel: una mujer fría y distante que no sabe mostrar sus sentimientos. En un momento clave de la película, ella le cuenta a Blair que así es como le enseñaron a ser, así que más clara aún nos deja la idea de cómo es realmente la Reina de Inglaterra. Michael Sheen (visto en Underworld y pronto en Diamante de sangre) interpreta correctamente a Tony Blair, personaje del cual Frears aprovecha para criticar sus intereses políticos. En mi opinión, sabiendo que el director no es precisamente una persona de derechas, creo que esta crítica al Primer Ministro, que tampoco es precisamente de derechas, se debe a la irreconocible participación a favor del político en la guerra de Irak. Así que The Queen experimenta personalidades con intereses sociales y políticos que no son una muestra de franqueza ni de buena moral.
Por otra parte, decir que el guión de Peter Morgan es una auténtica maravilla estructurado como un guión cinematográfico y no como el de un documental o biografía, aunque vaya intercalando imágenes reales que aparecieron en televisión durante los hechos. Esta magistral propuesta por parte del equipo de la película la admiro por varias razones, pero sobretodo por la sensatez y valentía al mostrar una de las monarquías más poderosas de Europa y una de las mujeres más ricas del mundo.
Así que en resumidas cuentas, The Queen es una deliciosa sátira llena de sentimientos pero nada lacrimógena (al revés, totalmente perversa), con una actuación que se merece más que un Oscar: la de la más que reina Helen Mirren. Imprescindible.

Lo mejor sin duda alguna, Helen Mirren y la perversidad de Stephen Frears.
Lo peor que pueda parecer la visión de Frears un tanto conservadora a la hora de retratar al Primer Ministro.
Valoración 9
Mi crítica en MuchoCine

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s