“Una historia de violencia” y una película casi perfecta

 
Ya era hora de que un director tan atrevido (y excelente) como David Cronenberg hiciera la adaptación de una novela gráfica tan maravillosa como Una historia de violencia. Quizás ha cambiado algunos detalles para no hacerse tan larga la película, pero de ser así, supongo que tampoco me hubiera decepcionado. En definitiva, que nos encontramos ante una obra maestra del cine actual, donde cada plano que Cronenberg filma significa un paso adelante (o atrás) a esta historia de violencia.
Cuando se estrenó en cines, pese a las ganas que tenía de verla, no pude. Ahora que por fín la he visto, puedo opinar sobre ella, cosa que me apetecía mucho.

La violencia es un tema que en las películas estadounidenses tratan com demasiada facilidad: cuando uno dispara a otro, parece que tire un dardo, no una bala. Toda esta basura de violencia que les rodea, no es tan fácil de asumir como en sus films. Y aquí está David Cronenberg con su objetivo: tratar la violencia como es en realidad, una brutalidad sin sentido.
La película está llena de planos maestros y secuencias brillantes. Cronenberg sabe definir perfectamente a sus personajes, que quizás era uno de los retos más difíciles de la realización. Los dibuja tan bien, que el espectador siente estar allí, sufriendo como ellos (fijaros en ese magnífico plano final). En casi toda la película el director opta por grabar primeros planos de los personajes, cosa que pretende, otra vez, que el espectador esté cerca de ellos. Otro aspecto que me ha sorprendido han sido las escenas de acción. Están filmadas con un realismo casi inédito en este tipo de películas, donde cada disparo significa una muerte, una cosa horrible, cosa, repito, inusual en las películas norteamericanas (fíjense en el último disparo de la película, que no puedo desvelar a quién va dirigido, ya que se trata del último).
Todo este seguido de técnicas hace que la dirección de Cronenberg se convierta en uno de los fuertes del film.

Otro aspecto fundamental es el reparto, del que habría que destacar a los protagonistas, Viggo Mortensen y Maria Bello, y a los secundarios veteranos, Ed Harris y William Hurt. Mortensen, que siempre lo habíamos visto como el Aragon de “El señor de los anillos”, sin demasiada personalidad descrita, ahora nos demuestra que sí sabe actuar de verdad, no sólo luchar. Nos muestra su lado más oscuro, pero también los miedos y sufrimientos que le rodean durante toda la película. Bello también está estupenda, y consigue demostrar el terror y dramtatismo que siente después de que su marido sea “el heroe americano”. Harris, como siempre, está magnífico, aunque no aparece demasiado, pero cuando aparece, crea tanta inseguridad y miedo que dudo que alguien quede insatisfecho. Hurt, para acabar, está insuperable los minutos que aparece. Es un gran actor, y creo que merece la pena valorarlo.

Una historia de violencia es una película que trata muchos temas: el enfrentamiento a un oscuro pasado, la familia, las diferencias entre la vida de pueblo y de ciudad (el primero está en calma, mientras que la segunda está dominada por la mafia), el perdón, y las dudas de personalidad de cada uno.

El guión de la película es perfecto. Aunque no es totalmente parecido al cómic en que se basa, tiene varias secuencias que són calcadas (como la del tiroteo en el jardín de casa de los Stall, una magnífica escena). Una cosa, quizás la única, que encuentro a faltar, pero que no es ningún defecto, són los flash-backs del terrible pasado del protagonista. En el cómic ocupaban un tercio de la historia, y en cambio aquí, Cronenberg los ha eliminado sustituyendo algunas secuencias inéditas, pero imprescidibles, eso sí (como la escena de amor entre Tom y Edie en la escalera).

Los aspectos técnicos como la fotografía, la música (de Howard Shore) o el montaje son immejorables. La primera, llevada a cabo por Peter Suschitzki, es magnífica, donde cada plano parece un retrato (ya que la mayoría o son primeros o lejanos planos) que transmite sentimientos puros.

En fín, una auténtica obra maestra, a la que no encuentro defecto alguno. Lo que nos quiere contar lo cuenta, y a la perfección, y eso es lo que valoro más.

EN RESUMIDAS CUENTAS
Lo mejor todos los actores, la impecable dirección, el guión, la milimetrada fotografía,…Todo.
Lo peor nada.
El momento la secuencia del tiroteo; ese final que simboliza el retorno sin salida; y el diálogo entre Tom y Richie.
Valoración 9,5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s