“El truco final” y los poderes mágicos de Nolan

the-prestige-3.jpg 

Mientras concluía el año 2006, tuvimos la “suerte” de presenciar dos películas con el tema de la magia por en medio, llamadas Scoop y El ilusionista. Después de estos simples entretenimientos, la gente (incluyéndome a mi, por supuesto), ansiosa, esperaba el estreno de la última película de Christopher  Nolan, El truco final: El prestigio. Y he aquí mi crítica de la película, que sin duda alguna, he gozado de ella como si estuviera en pleno espectáculo de magia.  Memento se estrenó en el 2000 y obtuvo un éxito descomunal. Y es que su increíble originalidad dejaba boquiabierto a cualquier persona que la viera. Antes de este film, Christopher Nolan había dirigido Following, o lo mismo que un experimento cinematográfico de novato (con buenas críticas, eso sí). Dos años más tarde del éxito de su segundo film, Nolan dirigió una brillante película -que sin embargo no superaba a la anterior- con Al Pacino y Robin Williams como protagonistas. Se titulaba Insomnio y su angustiante atmósfera y esa puesta en escena practicamente perfecta nos hacían llegar a la conclusión que este joven director era, sin duda alguna, un prodigio. En el 2005 estrenó Batman Begins, la cual supuso otro éxito desproporcionado (después de ser un pelo ignorada la de Pacino). He de reconocer que no es una mala película, pero podría haber sido mucho mejor, más personal. Pero para personal tenemos a El truco final: El prestigio, la última cinta del director, que supone ser, sin practicamente fallo alguno, su segunda mejor película después de Memento. 

El truco final: El prestigio destaca básicamente por su originalidad, tanto dentro de la historia como en el ambiente de dicha. Podría decirse que esta peculiar forma de contar y ambientar historias que tiene Nolan son totalmente personales, o al menos lo parecen. Ese ambiente oscuro y tenebroso, las atmósferas que parece que te atrapen, los callejones estrechos que parecen no tener salida y esos personajes tan caracterizados por sus fallos que de una manera u otra se ven recompensados  o bien, esos que buscan venganza. He aquí ejemplos como Leonard Selvy, un hombre amnésico que intenta vengarse del hombre que asesinó a su mujer o otros personajes como Batman o Pacino en Insomnio, que más que vengarse, decide ocultar un hecho que si sale a la luz saldrá perjudicado. En El truco final: El prestigio los temas a tratar, principalmente, son la envidia y la rivalidad, entre otros muchos. Los protagonistas, después de pasar una etapa de amistad, por una consecuencia terrible empiezan a odiarse hasta llegar a límites insospechados. Este vendría a ser el sujeto principal de la obra de Nolan. Aunque, como he dicho, este es sólo el principal, pues hay, en este magnífico film, una serie de temas tan extremadamente delicados que, si no son tratados con dicha delicadeza, pueden derrumbar la película. Pero por suerte Christopher Nolan (y su hermano Johnatan) han sabido crear esta historia tan apasionante y compleja de una manera formidable, rozando la perfección. Temas como la locura, la sabiduría, el sentido común, la perfección y superación, el triumfo, la inteligencia o el mismísimo prestigio hacen que la película se complemente de detalles y hechos los cuales benefician la complejidad de la historia.
Por otra parte, encuentro que se ha vendido en exceisividad este truco final tan aparentemente deslumbrante. [¡LIGERO! SPOLIER] Como sabréis, el título original de la película es The prestige (El prestigio), cosa que no deja tan a la vista este final “sorpresa”, pero yo creo que el lema principal de la película, a parte de “estar atentos”, como nos avisa Michael Caine al principio del film, de una manera absolutamente increíble (atentos a la imagen que aparece entonces y recordadla hasta que luego os sirva), es la simpleza de las cosas o bien, la aparente complejidad de todo. La obsesión que nos lleva a complicarnos a nosotros mismos mientras, cosas que son realmente simples de ver, no las vemos. Así que, más que trucos finales (que no los hay demasiados o más bien, son previsibles, la película de Nolan quiere mostrarte simplemente eso y puede que a alguien le decepcione por la ausencia de dicho final sorpresa (a no ser que no lo adivine -total, o parcialmente- antes de que ocurra, cosa que dudo bastante). Pero no por eso la película deja de ser interesante. ¡Todo lo contrario! Yo al menos prefiero que un final esté pensado con razonamiento y tenga una conclusión creíble que no que aparezca un giro de 90 grados el cual no concuerde con nada. Así que el final de El truco final: El prestigio es inesperado.[FIN DEL ¡LIGERO SPOLIER!].

the-prestige-2.jpg

A parte del guión, la obra de Christopher Nolan tiene muchísimos aspectos positivos. Uno de ellos es la ambientación. La película se situa a principios del siglo XX, en Londres, por lo tanto las calles, los alrededores, los teatros y todos los edificios han habido de ser construidos especialmente para el film. En fin, que no es una película de magos modernos (aunque sí con toques de ciencia-ficción) y por ello se han necesitado decorados de gran tamaño (y calidad). Otro punto a destacar es la estupenda fotografía. Wally Pfister es el encargado de crear unas sensaciones únicas, totalmente agobiantes (y a la vez esperanzadoras). Os recomiendo estar atentos a los números de magia, donde el director fotográfico se puede lucir filmando unos magníficos planos llenos de personalidad y sobretodo, con un gusto exquisito (fijaos en Hugh Jackman debajo del escenario, simulando que lo aplauden a él, con la luz que sale de entre las maderas. Quizás sea una de las secuencias con uno de los mejores planos). Después están el montaje y la edición, de los cuales sólo puedo decir que se merecen, como mínimo, una nominación a algún premio (al Oscar seguro que no, pues ya se han dado a conocer los nominados). Y por último, decir que la banda sonora de David Julyan es formidable, pues se adapta como un anillo a un dedo al metraje. Atentos, sobretodo, al tema final, totalmente emocionante.

Después de mencionar todos los aspectos técnicos, sería injusto no nombrar a todos los intérpretes que aparecen en el film, ya que ellos aportan una mayor densidad y profundidad a la historia. Primero de todo nombrar a los dos protagonistas de la película: Hugh Jackman y Christian Bale. Dos auténticos maestros de la interpretación que, curiosamente, en este film es donde se lucen más. Habéis de prestar atención a los diálogos intensos que se producen en la parte final y también en las miradas penetrantes que se hacen entre los dos. Y dentro de los secundarios, todos de lujo, destacaría ante todo a Michael Caine. ¿Qué decir de este actor? Pues que aquí, pese a no aparecer demasiado, nos ofrece una interpretación brillante, dotada de inteligencia y sobretodo, sentido común. El reparto femenino no es que sea demasiado extenso, pero es verdad que tanto Scarlett Johansson como Piper Perabo interpretan a dos personajes claves del film, por lo que las hace más importantes, entonces. Por último, resaltar las apariciones de David Bowie y Andy Serkins en otros dos papeles que también tienen mucho que decir en la historia.

El truco final: El prestigio carece de fallos importantes, así que podemos afirmar que casi llega a la maestría. Que no llegue quizás sea por el exceso de detalles que hacen que el film se empache de tantos de ellos y resulte un poco agobiante (en sentido más o menos positivo, pues al menos se agradece gozar de tal formidable guión, aunque tenga sus excesos).

En resumidas cuentas, podríamos afirmar que El truco final: El prestigio es una excelente película que mezcla con magia y estilo variados temas y que, además, goza de unas interpretaciones absolutamente brillantes y un guión que se lo merece todo.

Lo mejor el duelo Jackman-Bale y su impresionante guión.
Lo peor el exceso de pequeños detalles.
Valoración 4-estrellas.jpg

Anuncios

3 Respuestas a ““El truco final” y los poderes mágicos de Nolan

  1. Muy buena crítica. Coincido prácticamente en todo, salvo en que el final no me acabó de convencer (lo que ha causado que le reste medio punto). Por lo demás, una película completísima y con verdadera magia.
    Saludos!!

  2. Muy buena crítica, pero sigo pensando que a mi no me gustó…

    En fin, qué se le va a hacer!

    Saludos!

  3. para mi gusto la única película de magia que más me a gustado es la de Harry Potter ya que sus guiones me encantan y la manera en que actuan parece como sí fuera realmente verdadero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s