“Sunshine”, Alien y Boyle juntos en una nave con mucha luz

 sunshine-4.jpg

Estamos ante un film innovador, excéntrico, irregular, magistral en sus dos últimos minutos y realmente sorprendente. Sunshine, dirigida por el siempre original Danny Boyle (Trainspotting, 28 días después, etc) es, ante todo, una especie de experimento, formulado con seguridad,  curioso, sobretodo, aunque quizás, si hablamos de su temática, no nos puede parecer el colmo de la originalidad. Sí, hasta ahora nadie (que yo sepa) había dirigido una película de un viaje al Sol para hacerlo estallar y, así, producir luz para una humanidad que se está quedando sin, pero no es eso lo que es, por así decirlo, menos innovador, sino su estructura argumental, llena de tópicos e innovaciones al mismo tiempo, igualadamente. Aunque pueda parecerse increíblemente, en ciertos momentos, a esa obra maestra de Ridley Scott, todo y este inconveniente, la película en cuestión consigue salirse con la suya y resultar, finalmente, espectacular.

Considero atrevida su forma de expresarse, más poética que comercial, más extraña y minimalista que, por ejemplo, la del film de Scott, cosa que no quiere decir que sea, Sunshine, mejor que Alien.  No voy a entrar en comparaciones, pero sí dejar muy claro que ambos films tienen varios puntos en común, como por ejemplo algunas de las relaciones entre los tripulantes (aquí son nueve y no siete, u ocho…) o la transformación de uno de ellos en algo sumamente desagradable (aquí ocurre al final y en la otra por el principio. ¡Gran Ian Holm!). Como decía, la película de Boyle es algo menos comercial, aunque quizás me equivoque, pues muchas escenas están realmente bien trabajadas con ordenador y cuando el film se decanta hacia el final, su aspecto más sencillo y poético se quema por la mismísima luz del Sol y se convierte, repentinamente, en una película de terror al estilo más gore. Quizás sea este su mayor defecto, el de pasar, sin motivo alguno, de un género a otro. El resto es, como he dicho, estupendo.

Empecemos por su elaborado guión, llevado a cabo por Alex Garland. Dejando de banda el detalle que acabo de mencionar, todo el inicio del metraje resulta estremecedor y cuando finaliza es cuando la obra resulta más emocionante, agobiante e intensa (impresionante la imagen de Syndey congelada). Tiene una estructura clara, precisa, un pelo tópica, quizás, aunque nunca presenta bajones de ritmo considerables ni fallos argumentales que resalten. Quizás no es un gran guión, de esos que impactan por lo magistrales que son, por su perfección, pero tampoco es de esos que no te dicen nada, que carecen totalmente de personalidad. Pero para personalidad aquí tenemos a Danny Boyle, el director de la película, de Sunshine, el que manipula y mueve todos los hilos, el que, desgraciadamente, se equivoca en algunos casos, pero que sabe rectificar mostrándonos algunas de las escenas más bellas jamás vistas, como la ya mencionada situada en Sydney, la de Cillian Murphy viendo de muy, muy cerca, la luz del Sol o cuando Rose Byrne y éste último mantienen un delicado diálogo. No quiero olvidarme, tampoco, de la escena de la muerte de uno de los personajes principales, el cual sufre un “leve” daño en su pierna. Eso sí, en ocasiones el film pierde calidad, o más bien originalidad, puesto que los efectos especiales aparecen, y a raudales, cosa que empeora, principalmente, el lucimiento actoral.

Otro aspecto importantísimo de la película, totalmente destacable, serían sus interpretaciones. Decir que Cillian Murphy no está tan bien (qué digo bien, tan de Oscar) como en Desayuno en Plutón, pero que sin embargo consigue que su interpretación sea creíble y hasta cierto punto conmovedora. Su papel es uno de esos que están apartados del mundo exterior y que buscan una salida, una esperanza. También destacar a Rose Byrne, en la interpretación más emocionante de todas. Es, como si dijéramos, la melancólica del grupo. Después están los demás, que hacen más que bien su trabajo, como Cliff Curtis (el que se convertirá en el peor enemigo del grupo), Michelle Yeoh (junto con Gong Li, la actriz oriental más cotizada en los Estados Unidos, y no por eso, peor actriz) o Chris Evans (quizás sea este el mejor papel de su carrera, bueno, si se puede decir carrera).

Y no olvidarme de unos espectaculares efectos especiales que ayudan y a la vez impiden que el film se luzca respecto a calidad artística y tampoco de una fotografía espléndida y con encuadres realmente buenos, excepto esos “ligeramente” desenfocados que aparecen al final del film, cuando se convierte en una absurda aventura de terror. La música de Alwin Kuchler es también notable. Como podéis ver, lo que en Sunshine destaca es su capacidad para contar la historia, más que los apartados técnicos.

Una buena película, capaz de satisfacer tanto a los jóvenes como los adultos y que, sobretodo, no defraudará a los amantes de la ciencia-ficción. Eso sí, los que esperen una especie de aventura en una nave espacial sin ningún fondo moral ni crítica social, mejor que se alejen, pues el film de Danny Boyle no es el adecuado, entonces. El film de Danny Boyle, de alguna manera, es un contraste entre lo original y lo tópico, siendo mayoritario lo primero.

Lo mejor la fluidez con que avanza la película y el plano final.
Lo peor ese brusco cambio de película poética a película gore.
Valoración 3-estrellas-y-media.jpg

Anuncios

2 Respuestas a ““Sunshine”, Alien y Boyle juntos en una nave con mucha luz

  1. A mí me decepcionó el desarrollo de la historia. El guión me pareció bastante ambiguo por momentos y las interpretaciones bastante planas. El giro final me pareció muy fuera de lugar. La semana próxima publicaré mi crítica en la que destaco éso como negativo. Pero obviamente, algunas imágenes tienen una belleza exquisita.

    Un saludo desde Rod@ndo!

  2. Coincido bastante con tu crítica. Me gustó, pero me hubiera gustado que se centrara un poco más en los personajes y dejara un poco más de lado la parafernalia espacial. De todas formas, es cierto que tiene unas imágenes solares preciosas. Y bueno, también tiene unos cuantos puntos a favor, los cuales creo que ya citas. Me gustó, pero nada más.

    Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s