“El novio de mi madre” sólo vale la pena por la madre

el-novio-de-mi-madre.jpg

¿Por qué todas las comedias románticas tienen que ser iguales? Esta es la pregunta que se debía formular la directora de El novio de mi madre antes de rodarla. Según mi teoría, ella, dispuesta a cambiar rotundamente esta costumbre de que todas las love stories americanas sean muy parecidas, o casi idénticas, decide filmar una película del género, pero innovadora, con gags inteligentes y unas interpretaciones de calidad. De momento, esto, para mi gusto, sólo lo ha conseguido, durante estos años, la directora Nancy Meyers (ejemplar realizadora de la estupenda Cuando menos te lo esperas). Amy Heckerling, la de la peli en cuestión, se queda a medias. En un principio, la química entre los protagonistas y el guión parecían estar bien coordinados, e incluso llegué a pensar (sólo al principio, repito) que esta sería una interesante y más que agradable comedia romántica a lo Love actually. Desafortunadamente, la película se sumerge en los típicos tópicos del género y empieza a liarse con amores y desamores, engaños y desengaños que, evidentemente, no llegana ninguna parte. A medida que avanza la película, el guión se va volviendo más sencillo y estúpido, aunque las interpretaciones nunca dejan de ser malas, al contrario, en general son más que aceptables.

Desde La flor del mal (2002) que no veíamos a Michelle Pfeiffer actuando en la gran pantalla. Pues si queréis que os diga la verdad, la espera ha valido la pena y no la ha valido al mismo tiempo. Vamos a ver, El novio de mi madre es una tontería, pero el hecho que la actriz de 49 aparezca en ella ya es un punto a favor, pues no sólo conserva su naturalidad y divertidas caras al actuar sino que sigue siendo, bajo un cirujano, supongo, una belleza increíble. La película empiza hablando sobre el tema de la liposucción y acaba haciéndolo con otra cosa, y es ahí donde se ve claramente que la película, sin el contrato de Pfeiffer, no hubiera existido. Sí, Paul Rudd puede ser lo divertido y simpático que queráis, chicas, pero es que ella se lo come vivo. Además, Tracey Ullman aparece como la “ayuda en temas amorosos” de Pfeiffer, y está realmente divertida. Como veréis, si hay algo que destaca en la película es su reparto, lo demás, pues bastante mediocre.

No me extenderé más porque no se puede. Estamos ante un film sencillo, donde sólo se puede resaltar el reparto que lo llena de algunos diálogos realmente divertidos y situaciones un poco menos comunes de lo habitual. No recomendada para los que detestan a Michelle Pfeiffer (espero que seáis pocos) y los que detestan las comedias románticas.

Lo mejor la química entre Pfeiffer y Rudd, milagrosamente conseguida.
Lo peor un guión demasiado flojo.
Valoración 2-estrellas.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s