‘Harry Potter y la Orden del Fénix’, magia adulta

harry-potter-5.jpg

Cuando se estrenó Harry Potter y el prisionero de Azkabán todo el mundo se alegraba pensando que la saga cinematográfica del joven mago inglés había madurado, pues era más tenebrosa, más adulta e inteligente que las dos anteriores de Columbus (la primera, sin embargo, me gustó bastante). Alfonso Cuarón, pues, marcó una nueva etapa, que muy pronto se desvaneció con la más floja e infantil cuarta parte, de Mike Newell. Afortunadamente, como todos esperábamos, la quinta entrega vuelva a ese estilo que Cuarón dejó marcado, dejándose de argumentos infantiles y centrándose en lo que verdaderamente importa, lo tenebroso. Opino que Harry Potter y la Orden del Fénix hubiera sido un auténtico bodrio si se hubiera preocupado por las subtramas de los adolescentes y hubiera dejado esta parte onírica y terrorífica que tanto la caracteriza. Quizás no llega a la maestría de la tercera parte (el guión es lo que más se tambalea), pero sí considero que es la segunda mejor de la saga.

No es tan irregular como la de Newell (¡ni mucho menos!), pero varias veces notas que ahí falta algo. El mayor problema es que se han intentado reducir 800 y pico páginas en a penas dos horas y poco (esta es la película más corta de la saga, además). Y esta reducción, pese a ser, en general, correcta, carece de algunas tramas (algo secundarias) para acabar de seguirle el hilo a todo el film. Quien haya leído el quinto libro estoy bien seguro que la entenderá de principio a fin, pero a quien no lo haya hecho le costará un poco más. Aún y así, el guión no acaba de ser del todo bueno, pues en varias ocasiones la película se repite y deja otras tramas sueltas sin acabar de resolverse (como los “gags” de Filch, que son demasiado repetitivios y al final ya cansinos). Este sería su mayor error, pero sin duda, Harry Potter y la Orden del Fénix tiene muchos más aciertos que fallos. El segundo y último defecto que le encuentro es su reparto. No es que los actores estén mal, es que no se lucen tanto como pudiésen. Y eso, en parte, es culpa de David Yates, el director. Sobretodo los secundarios, que apenas tienen tiempo para decir un par de frases (los personajes de Lupin, Bellatrix Lestrange, Nimphadora Tonks, Moody e incluso el ya no tan secundario Lord Voldemort, que únicamente aparece en la parte final, y no demasiado). Al menos, los jóvenes protagonistas son el centro de la película, por lo que sí aparecen a menudo, y la nueva y excelente incorporación, Imelda Staunton se luce como ningún otro personaje lo hace. Pero dejaré al reparto para más tarde. Sólo comentar que a la cinta le faltan minutos, tanto para acabar de completar entero el argumento como para que los actores secundarios se luzcan como en las anteriores entregas. Me olvidaba comentar que hay un par de escenas que podrían haberse retocado bastante, como son la muerte de Sirius (todos sabéis que fallece, ¿verdad?) o la batalla final, que podría haberse alargado varios minutos más, pues es un tanto confusa y demasiado corta.

Pero como decía, el resultado de esta película es más que satisfactorio, por lo que comenzaré a comentar los aspectos que más me han atraído. Primero de todo, destacar la ambientación. La oscuridad y tenebrosidad del conjunto es lo más atrayente, para mí, de esta película. También resaltar todo el apartado técnico, el cual no me extraña ni lo más mínimo que reciba alguna nominación al Oscar el año que viene. Hay un montón de escenas inolvidables (y más emotivas de lo corriente, cosa que me parece genial) y que además se parecen mucho a cómo el libro las reflejaba: la lucha entre Voldemort y Dumbledore, pese a que le falten algunos minutos para acabar de ser espectacular; Dolores Umbridge obligando a escribir a Harry con su bolígrafo; el beso entre el mago y Cho Chang, mucho más atrevido de lo que me esperaba; Harry mareándose mientras los hermanos Weasley se escapan y todo el público los aplaude, y la mirada consiguiente de Hermione (esta chica cada vez actua mejor); Snape y sus clases de Oclumancia (lástima que ese flash-back que todos sabéis se haya cambiado de lugar en la película y sea demasiado corto); Harry enseñando a su “ejército” a ejercitar la magia más peligrosa, en esa sala muy bien reflejada respecto al libro; todo lo relacionado con el Ministerio de Magia (muy atentos al asensor-cabina); las pesadillas de Harry, muy bien realizadas; y muchas más escenas las cuales ahora no recuerdo con exactitud. Está claro que Harry Potter y la Orden del Fénix cuenta con secuencias realmente prodigiosas, pero también he de destacar varios aspectos técnicos como la fotografía (muy, muy buena e inteligente), la excelente música de John Williams, adecuada para cada una de las escenas, y los siempre sobresalientes efectos especiales, que esta vez no se exceden de manera tan descontrolada como en la cuarta y están muy bien colocados (fijaos en el hermano de Hagrid).

harry-potter-5-umbridge.jpg

Como comentaba anteriormente, el reparto de la película no se acaba de aprovechar. Es más, prácticamente todos los secundarios (con excepción de Dumbledore, Umbridge y Arthur Weasley) están bastante desaprovechados, pues únicamente aparecen unos pocos minutos y no tienen tiempo para recitar ingeniosos diálogos, como lo hacían (todos) en la de Cuarón. Ralph Fiennes (Lord Voldemort), que tampoco aparece demasiado (únicamente en la parte final), sólo hace que luchar y soltar gritos, por lo que no se puede apreciar su terrorífica aparición del todo (como sí se hacía en la cuarta). Sin embargo, hay una actriz que se luce como ninguno, y esta es Imelda Staunton, que interpreta a Dolores Umbridge, la nueva Inquisidora que se encarga de que Howarts esté fuera de peligro y más disciplinado, aunque esto lo haga a su manera. Su interpretación es soberbia, llena de matices y miradas que sólo ella puede hacer. Da hasta más miedo que el propio Voldemort, sus castigos son terriblemente desagradables y la voz (en inglés) no tiene desperdicio. Ella es el punto fuerte del film, el que no recae en ningún momento. Como es habitual, el trío protagonista no acaba de hacerlo mal, pero creo que Emma Watson y Rupert Grint están incluso mejor que Radcliffe, que sigue siendo el mismo agonías que siempre, aunque no esté tan mal (como muchos actores adolescentes de hoy en día). Los demás jóvenes tienen momentos buenos (atentos a la nueva incorporación, Evanna Lynch, que quizás sea la jovencita que mejor lo hace), y sobretodo Michael Gambon, tan grande como siempre. Tampoco querría dejar de mencionar las actuaciones de Emma Thompson (su escena es una de las más emotivas) o Robbie Coltrane (muy buena, aunque también corta, sus apariciones en la cabaña y el bosque). Para acabar, decir que el increíble comienzo de la película deja que la familia Potter (los tíos y su primo) se luzcan tanto como en la tercera, mostrando sus frías, arrogantes y distantes facetas. 

Harry Potter y la Orden del Fénix es una buena película, llena de magia y oscuridad, y, que además, es entretenidísima. Algunas pequeñas tramas han sido cambiadas (o eliminadas) del libro, es un tanto repetitiva y muchos secundarios no aparecen lo suficiente (algunos parecen incluso cameos), pero sin embargo, la coloco en el segundo puesto después de la de Cuarón, ya sea por su enorme capacidad de atrapar al espectador, por su elegante diseño de producción, por ser más adulta, por la tenebrosidad del conjunto o por la grandiosa Imelda Staunton. Quienes no hayan leído el libro que estén muy atentos y piensen que aquí faltan cosas, y quienes lo hayan hecho, disfrutad tanto como lo hicistéis con Azkaban.

Lo mejor Imelda Staunton, su trepidante ritmo, los efectos especiales y la oscuridad del conjunto.
Lo peor que le falten minutos para que todos los detalles acaben de pulirse, y unos secundarios muy desaprovechados.
Valoración 3-estrellas-y-media.jpg

Anuncios

2 Respuestas a “‘Harry Potter y la Orden del Fénix’, magia adulta

  1. Pingback: Ranking veraniego « El Séptimo Arte

  2. estooy contigo, yo lei el libroo y si le entendi pero mi familia que no lo leyo se la pasoo preguntandome y dolores umbridge fue el personaje que mas se parecio. Tambien creo que por ser el libro mas largo su deber era hacer la pelicula completa y mas larga. Para mi opinion cuaron si hizo un gran trabajo aunque los demas no hayan aprendido de el.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s