‘Promesas del Este’, otra historia de violencia

promesas-del-este.jpg

La violencia siempre ha sido un sujeto bastante provechoso en esto del séptimo arte. Uno de los ejemplos más claros ha sido el canadiense David Cronenberg, capaz de sorprender, angustiar y acechar al espectador con aclamadas como Inseparables o La mosca, o bien de concienciarlo con su penúltima y magistral Una historia de violencia. De Promesas del Este no se podía esperar menos. Bien podría tratarse de la segunda parte de ésta última, pero lo cierto es que para mi, esta vez se ha superado aún más, regalándonos un film cuasi perfecto, crudo y salvajemente concienciador. Son dos las escenas de violencia extrema (¡y tan extrema!) que aparecen en la película. Dos muestras que nos dejan suficientemente claro que la violencia no es algo gratuito, ni algo que beneficia a nadie. Pero Cronenberg no se queda corto sólo con dicho sujeto, sino que explora las entrañas de sus protagonistas (en especial las de un soberbio Viggo Mortensen) y la conciencia como algo duro de pagar. Y es que el personaje de Nikolai es un frío, calculador y finalmente sorprendente. Junto a Mortensen, destacaría la presencia de Armin Mueller-Stahl, cuyo carácter sádico y desagradable, pero con su aparente pacífico rostro, hace que nos cree aún más miedo y tensión. Este es un film, además, perfeccionista y calculado de principio a fin, que cuenta con un guión de Steven Knight verdaderamente increíble y con unos diálogos con un aire poético realmente fascinantes. Contiene escenas ya míticas como la búsqueda del bebé por el hospital o la de la barbería, sin dejarme la mejor de todas, esa situada en una calurosa y sangrienta sauna.
Se podría tachar al film de tener un final un tanto rebuscado, pero creo, opino y coincido en que no podría ser menos acertado. Esto es un drama criminal, realista, y duro, muy duro, que trata el tema de la violencia con pulso y de manera descarnada. Si esa conclusión no liga demasiado con el contorno de la película es porque el factor sorpresa es como debe ser, sorpresa, no porque Cronenberg decida apararse de su sujeto principal (muy atentos al brillante plano final).
Promesas del Este es una maravillosa muestra del buen hacer, un paso más en la completa filmografía del canadiense y, finalmente, la verdadera demostración por parte de Mortensen de que es un actor de primera.

Lo mejor Cronenberg y Mortensen.
Lo peor un tema demasiado visto, aunque nunca tan bien explorado.
Valoración 5-estrellas-rojas.jpg

Anuncios

3 Respuestas a “‘Promesas del Este’, otra historia de violencia

  1. Magnífica película. En mi opinión la faltan veinte minutos. Desde la ya clásica escena de la sauna todo se acelera y a Cronenberg le entran las prisas. Me quedo con ganas de conocer reacciones, motivaciones y acciones que el guión me sisa de mala manera.

    De todos modos, una de las mejores películas del año, sin lugar a dudas.

  2. Como ha dicho Tarquin una de las mejores del año, aunque para mi no le falta ni lo sobra nada, es más todo está contado con un ahorro del lenguaje cinematográfico en donde nos enteramos de lo que les ha pasado a los personajes (ese plano final con el soberbio Mortensen).

    Saludos.

  3. A mí Promesas del Este me ha dejado huella. Es de esas películas en las que recuerdas gestos, miradas, que emite sensaciones, que inquieta, incomoda, fascina…Vaya por delante que soy de los que pienso que el arranque es desagradable en extremo y la película sería la misma sin tanto corte yugular. Y me rindo ante Mortensen: su personaje es memorable y su composición es, con perdón, ACOJONANTE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s