`No es país para viejos´, reflexión maestra

bardem-4.jpg

Diversos planos de una desértica zona del sud de los Estados Unidos, unidos por una voz en off del grandioso Tommy Lee Jones reflexionando sobre el paso del tiempo, abren lo que, desde ya, es la mejor película de los talentosos hermanos Coen, una obra maestra absoluta que fascinará a todo aquél que sepa apreciarla. Si, de manera superficial, analizamos No es país para viejos, nos encontramos ante una sencilla historia de psicópatas, policías y dinero por en medio. Pero para eso ya están los cineastas simples. Joen y Ethan Coen, que sí son de los grandes, vuelven a su mejor época (la de Fargo, concretamente) para brindarnos una brillante combinación de literatura e imágnes (la película en cuestión se basa en la aclamada y homónima novela de Cormac McCarthy) que varios puntos en común tiene con el otro mencionado y galardonado film. La soledad, la vejez, la incomprensión, la maldad, o la violencia gratuita son algunos aspectos a destacar que también se reflejaban en dicha película, pese a contener, su último largometraje, varias dosis de adrenalina, inteligencia contenida y reflexiones antológicas que costarán olvidar. Y es que la película en sí es verdaderamente vibrante, a la vez que de ritmo pausado y de sádico contenido. Posee una virtud incalculable que sólo los genios pueden llegar a alcanzar, y es la de saber desarrollar una historia aparentemente sencilla y tópica de manera virtuosa para dotarla de una inteligencia abismal, escenas trágicas y otras verdaderamente violentas, y sin dejarse el toque Coen que hace visible ese sello que han marcado con total seguridad. Pocas veces encontramos tan arriesgados momentos cinematográficos como los que se encuentran en No es país para viejos, momentos en que el corazón te va a cien y de los cuales nunca sabes cómo terminarán. Así pues, la fuerza narrativa que posee el film es, no tan sólo admirable, sino verdaderamente inusual.

Se dice que una obra maestra es aquella representación a la cual no le falta ni sobra nada, que es perfecta. Esta película puede llegar a calificarse como tal por, precisamente, no contener ningún fallo. Es increíblemente perfecta, lo cual asustará a muchos cuando piensen que eso no es demasiado posible. Y es que señoras y señores, este drama alcanza los límites más insospechados, es lo mejor que he visto en años, y eso es algo complicado, muy complicado de conseguir. Sin duda, con un pulso tremendo y un guión genial, el film se desarolla con una ágil y realista fluidez, llegando a contener escenas en las que el espectador se sentirá tan inmerso en la película que hasta llegará a aterrorizarse (la mayoría de ellas encabezadas por el psicópata Anton Chigurh). Como comentaba anteriormente, No es país para viejos posee una inolvidable reflexión acerca del lugar en qué vivimos, de lo idóneo, de un presente marcado por la violencia carente de sentido y de un pasado que cabe recordar. El film, no sólo se abre con una introducción inolvidable, sino que su conclusión final es aún más conmovedora y entendible, en cierto modo por haber acabado de presenciar una historia que contiene, camuflados entre la violencia y un protagonista perdido, todos los aspectos mencionados, humanos y curiosamente moralizadores. Así que esta película de los Coen no es maravillosa por lo bien hecha que está (que también), sino por contener una de las más trágicas reflexiones sobre la sociedad actual muy poco comunes en el arte de hoy en día. Puede apreciarse también, como una obra cinematográfica de indudable perfección, con una dirección atrevida y sensacional, una adaptación literaria envidiable y unas interpretaciones que merecen un reconocimiento de los grandes, en especial la de Javier Bardem, el actor español que ha recibido todos los premios posibles y que dentro de poco sabremos si se alza con una estatuilla dorada. Su actuación es, sencillamente, impecable, sádica, curiosa, brillante, magnífica… todo lo que queráis y más. Está sensacional en su papel de psicópata e interpreta secuencias inolvidables como la del accidente de tráfico, la del motel, la de la gasolinera, etc. Este Anton Chigurh es, a la vez que una personalidad imposible, un hombre temerario, del que te puedes esperar cualquier cosa mala. Sus motivaciones, su carácter, su frialdad, sus movimientos, su espantoso corte de pelo… todo está perfectamente recreado por el mejor actor de la actualidad que se merece el Oscar sin duda alguna. Josh Brolin, el protagonista, está también estupendo en su rol de hombre perdedor que encuentra un maletín lleno de dólares y que ha de huir del mundo criminal en el que se ha visto involucrado. Así como el personaje de Tommy Lee Jones (magnífico como el policía que consigue dar sentido al título y a la obra en sí) representa el cansancio, la vejez y una visión clara del mundo actual, y el de Bardem la maldad de una persona que vive apartado de la normalidad, el de Brolin pretende simbolizar, con claras evidencias, el típico veterano de guerra al que le cuesta decidirse, introduciendo pues, otro elemento básico en No es país para viejos: el de la conciencia. Escenas clave como la de este cazador cuando se encuentra el botín con el dinero (con un plano de él sin saber exáctamente qué hacer) o la más impactante e inesperada que tiene lugar en la única conversación telefónica que entabla con el asesino que le persigue, Chigurh, cuando ha de decidir entre su mujer y el dinero. No desvelaré nada, pues este es el elemento esencial que conlleva todo el fatídico desenlace. Ya he dicho demasiado.

La última película de los hermanos Coen no es nada más que una profunda y admirable obra maestra, dotada de inteligencia, reflexiones y metáforas. No se le puede pedir más; es, toda ella, sensacional, uno de esos films que perdurará a lo largo de los años en la historia del cine. Tampoco podremos olvidar jamás la actuación de nuestro Javier Bardem, que desde este momento, se trata de una de las mejores que se han visto en las últimas décadas. Así que no hay duda alguna: hay que ver No es país para viejos. Es imprescindible, lo mejor en lo poco que llevamos de año.

Lo mejor un Bardem soberbio, una dirección que alcanza la perfección y una escena final antológica.
Lo peor nada, es perfecta.
Valoración 5-estrellas-rojas.jpg

Anuncios

8 Respuestas a “`No es país para viejos´, reflexión maestra

  1. Que ganas que ganas!!! No veo mejor regalo de cumpleaños que este, ya que el mio es el 7 de Febrero y el estreno el dia 8!!!

    La llevo esperando ya cinco meses y por fin se acerca el momento!!!

    Un saludo!!!

  2. Pues sí que hay ganas, y más con tu crítica. Aún así, prefiero no emocionarme que luego pasa lo que pasa… xD.

    Saludos!!

  3. ¡¡¡¡ARGGGH! no puedo esperar, se me comen las ganas por dentro como un parásito, pero seguiré lo que dice Cinematic, no hay que emocionarse que si no…. pero eso sí, entre tú y nonsasushi me habeis aumentado las ganas…
    SALU2

  4. Si habia ganas de verla ahora hay más por diversas opiniones que me han llegado, entre ellas tu estupendo analisis. Pensaba adquirirla vie burrillo pero creo que me esperaré para contemplarla en pantalla grande.

    Saludos.

  5. Totalmente de acuerdo contigo. Impresionante. Salí flipada del cine.
    Saludos

  6. Realmente sí que es buena la peli, pero fue una verdadera lástima que no comprendiera totalmente la última escena. Tal vez por que no me esperaba que fuese el final, o tal vez por que no me esperaba que tuviera tanta importancia. Una excusa más para verla otra vez.

    Saludos.

  7. Un jodido peliculón, dos horas de puro Coen, una lastima hay ciertas incongruencias que me han impedido catalogarla de obra maestra, muy pronto mi crítica.
    Bardem está INCREÍBLE.
    Salu2!!!!!!!!

  8. dios mio
    a mi me ha parecido una pelicula del monton para abajo,casi un telefilme
    y Bardem al nivel de swarzeneger en Terminator, que parece una copia esta peli de terminator,dicho sea de paso., solo que esta en el oeste americano actual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s