‘En el punto de mira’, entretenimiento y confusión cultural

vantage-point-2.jpg

El nuevo film de Pete Travis es, ante todo, un entretenimiento de primer orden, hecho con entusiasmo y con puesta en escena muy correcta. El reparto es de campanillas y el guión no destaca por su originalidad, pero el film se ve innovador gracias a su ingenioso montaje. Todo cuadra y va bien en un principio. Luego, a medida que avanza la acción, vemos cómo va perdiendo personalidad y credibilidad, con demasiadas vueltas de tuerca (algunas de ellas bien conseguidas) y un final estrepitoso que sí gustará a los norteamericanos pero no demasiado a la cultura europea. Pero este no es el gran fallo de este simple pero eficaz entretenimiento; el gran problema es que se sitúa en Salamanca y parece que en ella habiten mexicanos y no españoles. ¿De dónde han salido? Aún me lo estoy preguntando. Así que, a los pobres salmantinos poco les gustará esta confusión de los yankies que tanto hacen. Los españoles somos iguales que los sudamericanos. ¡Ándele, Salamanca!

Pese a estos detalles, que bien no pueden olvidarse, nos encontramos ante algo completamente ameno, bien hecho y poco común por lo que a su estructura respecta. Eso sí, con sus tópicos en la parte final, sobretodo, y no dejando de ser un tema tratado mil y una veces, pero con gracia. Al fin y al cabo, esto es lo que esperaba ver: persecuciones, asesinatos, conspiraciones y un tópico americano bien aprovechado. Y es que además, entre el excelente reparto (un poco desaprovechado, eso sí) aparece uno de nuestros actores patrios, Eduardo Noriega, quién no destaca ni se camufla. Está simplemente allí, en medio de ese follón de mil demonios. Resaltar, eso sí, a Forest Whittaker y Sigourney Weaver, los cuales sí tienen unos papeles no demasiado profundos pero aprovechados de buena manera, como es habitual.

En conjunto, se trata de un film bien hecho, muy entretenido, algo repetitivo, que le quiere dar más trascendencia de la que tiene y con un gran reparto pero un tanto desaprovechado. Falla, sin duda, en esa manía por confundir a los españoles con los mexicanos y también en la conclusión final, una de las americanadas más dolorosas vistas en mucho tiempo (helicóptero, happy end, niña metida con calzador, etc). Repito: ¡que viva Méx…España!

Lo mejor lo entretenida que es.
Lo peor ¿es Salamanca una ciudad mexicana?
Valoración 3-estrellas-rojas.jpg
Leer critica de En el punto de mira en Muchocine.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s