‘La familia Savages’, lección de humanismo

Dentro de ese marco cada vez más pronunciado y reconocido por el público cinematográfico, ese cine indie, pueden surgir, a mi parecer, dos clases de películas: esas medianamente cómicas que tratan de atrapar a un personal más amplio y que tienen, sin embargo, un gran trasfondo moral, y esas aún más personales, que quizás incumplan ese estereotipo de cine indie es igual a cine cómico, y se elevan a algo denominado drama, puro drama. La familia Savages (con una pésima traducción al español, por cierto), debido a su gran capacidad por impresionar a ese espectador más concienciado e imperfecto, consigue situarse entre dos dichos prototipos: ni es Juno, ni es Magnolia. Y es por su gran personalidad, su gran realismo, que esta película me ha parecido fundamental para cualquier ser humano con mínimos de conciencia o moral. Podríamos decir que la palabra que mejor define al film de Tamara Jenkins es honestidad; ya sea porque la historia está contada desde un punto de vista muy cercano (es, en realidad, una historia muy cercana), o por sus dos interpretaciones, a cual más gigantesca. Una película tan humana y tan jugosa, tan exageradamente realista, que mientras la presencias parece que estés compartiendo esas situaciones con esos extraños y sensiblemente tratados savages. Vaya, como la vida misma. Desprende una sensación dramática a la vez que natural; es tan extraña y creíble que resulta siendo, finalmente, una experiencia vital. Los protagonistas, dos soberbios, sensacionales, Hoffman y Linney, tienen un toque muy característico: presentan unas actitudes un tanto pícaras, a veces egoístas, algo salvajes (de ahí su apellido). Podríamos decir que juegan un poco con su presencia como si de algo poderoso se tratara, aunque el motivo del film sea la visita a su moribundo padre al que hace años que no ven y, por lo tanto, algo de humanismo les corroe, quieran que no.  En fin, dos personajes tan extremadamente realistas que hasta dan miedo. Aunque después de todo este recital de puntos a favor, encuentro en La familia Savages un exceso de escenas, una repetición bastante constante que la historia, profundamente dramática pero al fin y al cabo algo corriente, sencillamente no necesitaba. No es de esas películas con las que sales concienciado, ni siquiera emocionado. Es una película puramente realista, y déjense de indie y chorradas varias. Un muy buen largometraje, sin duda.

Lo mejor dos protagonistas en absoluto estado de gracia.
Lo peor su excesiva duración, bastante reducible.
Valoración  
Leer critica de La familia Savages en Muchocine.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s