‘Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal’, nostálgica gran aventura

Nunca llegué a pensar que el proyecto de una cuarta entrega del arqueólogo más querido fuera a salir bien. Ni tampoco que fuera necesaria. Y es que en los tiempos que corren, era prácticamente imposible conseguir un producto decente sin decepcionar a los acérrimos seguidores de la saga. El caso es que el maestro, el grande, Steven Spielberg, lo ha hecho, dejando como resultado uno de los filmes más entretenidos y agradables de ver de los últimos años. Todo un logro; personalmente, más logrado aún teniendo en cuenta que no sabía qué esperar de él. Un título corriente, muy largo, pero apetitoso; una película genialmente dirigida e interpretada, y excepcionalmente lograda. Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal es, sin duda, todo menos decepción. Hay, sin embargo, ciertos fallos algo irritantes que hacen que esta cuarta entrega sea peor que sus antecesoras (véase el frigorífico imparable o un final muy poco apropiado y prescindible). Indy ha vuelto, con las pilas más que cargadas y con sus habituales e ingeniosas ocurrencias, con su látigo y su sombrero y sin perder ni pizca del Indy que vimos hace diecinueve años. Esta es una película para disfrutar, para recordar los viejos tiempos, para emocionarse y para pasárselo en grande. Carente de pretensiones, llena de gracia y frescura, y con un equipo entregadísimo que parece haberle puesto demasiada ilusión (véanse, pues, algunas excesivas escenas).

Cierto, también, que falla en algo básico: el comienzo y el final. Si bien al principio únicamente podemos tacharle la aparición de un topo de carácter infantil y poco adecuado en un primer plano (lo demás es francamente sensacional, dejando de banda el maldito frigorífico), el desenlace es puramente excesivo, con unos “bichos” que, en mi humilde opinión, tendrían que haberse substituido (no es problema de dichas especies, sino de una explicación final (estábamos acostumbrados a ver resoluciones bastante cuidadas en cuanto a contenido y ciertamente coherentes) algo confusa, por no decir, más bien, realmente sencilla, absolutamente sin gracia alguna. Aunque, sin duda, la secuencia menos agraciada del filme (pocas hay, pero ésta es imperdonable) es la última de todas, donde, por una parte presenciamos esa reunión de amigos de la que se trata (no le busquemos los tres pies al gato, señores) y, por otra, desgraciadamente, percatamos un momento que bien destaca entre todos los finales de las anteriores sagas por estar, sencillamente, fuera de lugar. Dejando a una banda los pocos pero muy visibles fallos que Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal tiene numerosos puntos a favor. Tantos que será mejor realizar un breve resumen de ellos.

Sí es cierto que las anteriores entregas de esta magnífica saga poseían cierta magia (sobretodo la primera, una grandiosa muestra del cine de aventuras con cantidad de innovaciones teniendo en cuenta la época en que se hizo) y muchas secuencias inolvidables. Pese a que la cuarta y esperemos que última parte no posee tanta esencia, el encanto y la chispa en conjunto sigue ahí. Esta es una película donde destaca, a parte de una puesta en escena brillante, magistral y perfecta, como de costumbre, una nostalgia hacia el pasado. Es un filme puramente nostálgico; y para nostálgicos. Lo bueno del asunto es que además de dicha característica, Spielberg sabe manejar con una abrumadora eficacia todo lo que se mueve por en medio, llevando a cabo secuencias verdaderamente insuperables (inolvidable toda la acción que transcurre en la selva, cuya duración ocupa prácticamente la mitad de la película, donde también resalta un montaje impecable) y situaciones excelentemente resueltas. Todos los personajes contienen algún aspecto destacable, algo que les diferencia de demás estereotipos que tanto estamos acostumbrados a ver en aventuras de acción. Destacar, además de Ford, que sigue igual que antes (no físicamente, evidentemente), con la misma gracia y los mismos gestos, una Cate Blanchett soberbia, en un papel que le va como anillo al dedo. La suya es una caracterización realmente complicada pero, tanto por su extraño look como por su acento y sus gestos, resulta ser el mejor de todos los villanos que hemos visto en la saga (siempre desde mi opinión, por supuesto). El joven aprendiz Shia LaBeouf ha hecho más que bien sus deberes, debido a que su papel está muy correctamente llevado a cabo, sin apenas excederse ni tampoco contenerse. ¡Chapeau para el ¿sucesor?! Del resto del reparto resaltar a unos divertidísimos y entrañables Karen Allen (parece estar, al igual que el prota, en plena forma) y John Hurt, en un papel clave para la trama. Hablando de la trama. Si hay algo que resulta poco excesivo es precisamente el argumento. Pero también carece de pretensiones: es sencillo, directo y punto. No tiene secreto, aunque quizás sí le carece, en cierta medida, de magia y algunos enredos de más. Imposible olvidar, de ninguna manera, todo el apartado técnico del filme, que es, sencillamente, espectacular. No hay suficientes palabras para describirlo, así que lo dejaré en perfecto: los efectos visuales, siendo impresionantes, no parecen estar utilizados exageradamente (salvando los del final, que puede decirse que son inevitables); el diseño de producción es una verdadera maravilla, pues vuelve a crear una sensación de aventura de manera apabullante; la música de John Williams es igual de magnífica que siempre; y así podría seguir hasta no dejarme ni un sólo apartado.

Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal es una película para pasárselo en grande, una aventura como las de antes, sumamente entretenida, magníficamente realizada e interpretada y que, sin duda alguna, te retorna a los viejos tiempos y consigue producirte una gratificante nostalgia. Si dejamos a un lado algunos fallos que Spielberg y sus amiguetes puedan haber cometido, en general el resultado es plenamente satisfactorio. Y es que no hay nada mejor que ver volver a un héroe de todos los tiempos en tan buena forma. Una auténtica gozada del entretenimiento.

Lo mejor la brillante puesta en escena de Spielberg y la nostalgia del conjunto.
Lo peor algunas escenas completamente fuera de lugar.
Valoración
Leer critica Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal en Muchocine.net

Anuncios

2 Respuestas a “‘Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal’, nostálgica gran aventura

  1. Excelente foto del profesor Jones. Espero que la nueva pelicula no decepcione mis recuerdos de la infancia.

  2. Pues para mí decepcionante es poco decir. Me pareció un sinsentido de secuencias a cada cual más bochornosa, una pena.
    Suerte que al menos estaba Cate Blanchett para alegrarme la vista, que si no….En fin, me quedaré con la fantástica trilogía original.

    Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s