‘El caballero oscuro’ de Christopher Nolan

Esta película pretende huir del convencional tópico comercial. Y lo consigue bastante, aunque no llega a resultar nunca la obra cumbre que todos clamaban. No deja de ser una película de Batman, y claro que se trata de una historia contada con una hábil mano de personalidad envidiable, pero siempre parece aspirar a ser la radiografía perfecta de la condición humana mientras que, quedándose a medias, se trata de una tragedia bien contada pero siempre arrastrada por un Ferry llamado “Convencional”. Sólo en las secuencias presentadas por el Joker, el film se sostiene al cien por cien, aumentando su fuerza al límite, proponiendo al espectador que también juegue con el gran villano (atentos a esa musiquita que suena cada vez que la cosa se pone tensa). Es entonces cuando El caballero oscuro saca a la luz su lado, no tan sólo tenebroso, sino más personal. Y todo gracias a la cara intimista de Christopher Nolan y a la presencia de un actor que ya es un mito gracias a este papel: Heath Ledger, el verdadero protagonista del film. El resto del reparto está en estado de gracia, pero no a su altura.

Mediante una filosófica voz en off que a veces ni aparece -se intuye-, la película va avanzando -eso sí, con un seguido de reiteraciones centradas en un seguimiento policial innecesariamente explícito y otras secuencias que poco aportan a la trama- con un ritmo algo irregular -no recuerden solamente la parte donde todo luce y va sobre ruedas, puesto que se encuentran momentos tan prescindibles como muchos de los que aparecen en el confuso comienzo, después de ese impactante atraco al banco-. Nolan nos demuestra que sabe hacer cine, pero que nunca recordará ese desfase tan rematadamente original de Memento. Todo parece perfectamente calculado, redondo; pero la otra cara, la camuflada, se deja ver un poco: a esta película le falta hacer la vuelta de tuerca al completo, y le sobran, igual que a Batman Begins, grandilocuentes secuencias de acción -a excepción de algunas muy bien llevadas a cabo- que dejan al descubierto lo que no deja de ser en realidad, un entretenidísimo Blockbuster de primera.

Uno se pregunta si verdaderamente existe una verdadera sinopsis que defina El caballero oscuro en tres líneas. Si de algo experimental o sin narrativa se tratara, ya podríamos prescindir de dicha sinopsis antes incluso de ver el film. Pero aquí el gran problema es que muchas veces parece no saber qué contarse; hay infinidad de momentos en que el espectador anda perdido intentando buscar una lógica a lo que ve. ¿Era necesaria esa búsqueda tan literalmente increíble que se monta el personaje de Morgan Freeman hacia el final? Realmente no lo sé, pero está claro que esa no es la única solución. En otros, en cambio, se recurre a lo primitivo, dejando desnuda una aparentemente típica película de héroes y recalcando los valores que tanto gustan al cineasta: los humanos. Véase, pues, la mejor escena, a mi juicio, de la película: el interrogatorio al Joker, cuyos intensos diálogos tratan tantas cosas que ahora me sería imposible enumerar. O quizás estaría igualada con la impresionante transformación de Harvey Dent en Dos Caras. ¿Y si me quedo con la tensísima amenaza, que pone la piel de gallina, del Joker a Rachel en la fiesta? Tampoco pueden dejar de mencionarse todas, absolutamente todas las frases pronunciadas por la consciencia de Bruce Wayne/Batman: Alfred, soberbiamente interpretado por Michael Caine. Desde luego, todo en este film es de una abrumadora calidad, pero no todo es perfecto. 

Al final, sinceramente, lo que en la segunda mitad parecía demostrarse -una renovación en todo lo que se le ponga por delante, una nueva mirada hacia el típico héroe cansado de proteger y dispuesto a huir-, también todo se viene a bajo con una resolución tan fácil y tópica como inesperada. Las frases de Gordon parecen acabar de pulir esta falsa obra maestra que, sin dudarlo en ningún momento, está elegantemente realizada y posee una fuerza visual impactante. No lo niego, El caballero oscuro se acerca a filmes de superhéroes tan radicalmente distintos del resto como El protegido, pero en conjunto va condicionada por un presupuesto utilizado, en ocasiones, de una manera exagerada, pero siempre muy bien disimulada.

Lo mejor el Rey de la función.   
Lo peor lo innecesariamente larga que es.
Valoración
Leer critica El caballero oscuro (The Dark Knight) en Muchocine.net

Anuncios

4 Respuestas a “‘El caballero oscuro’ de Christopher Nolan

  1. Bastante deacuerdo, aunque discrepo con algunas cosas:
    El título de “El caballero oscuro” es el primer dato de que no estamos ante una película de un super héroes, Nolan y compañía solo cogieron la esencia de los comics de Batman y luego lo moldean de forma que vaya más allá de lo convencional.
    La típicas secuencia drámaticas como las relaciones entre Rachel y Bruce entre otras, creo que están recortadas lo suficiente para que no se haga aburrido y no se afloje un ritmo que me tuvo antento durante toda la película(dos horas y media que se acabarón enseguida de mis dos visionados que le di), así como Nolan sabe dar buen uso de personajes innecesarios o flojos(como lo que le pasa a Rachel).
    Si tuviera que quedarme con una escena, creo que me resisto por ese cara-cara del interrogatorio pero me decanto más por la escena del Joker en la azotea cogido por Batman, ahí en varias frases te habla sobre la verdadera existencia de los dos, todo queda en un thirell policiaco de acción pura sobre los campos del bien y el mal y su continua lucha, lo mejor de todo es que ese final también representa otra caracterítica de Batman que lo convierten en el hérore que en realidad es, todo acaba en aplausos, una aunténtica delicia, yo hacía tiempo que no salía de un cine tan sorprendido en años. Para mí una obra maestra del género que se convierte en un clásico instantáneo, y que ya sea por el morbo producido por la muerte de Ledger, todo quedará en la memoria de un largo eco como la aterradora risa de su criatura, el prototipo de villano perfecto que todos esperabamos.
    Por lo demás Ramón estoy deacuerdo.
    Salu2!!!

  2. Sí, tienes razón con el duelo final entre el Joker y Batman. Pero no sé, me produjo más tensión la del interrogatorio. Allí es donde por primera vez se enfrentan de verdad. Por lo demás, tienes razón.
    Aunque quizás sí necesitaría un segundo visionado por mi parte. Es tan larga…. jajaja.
    Un saludo ;)!

  3. Tienes razón en decir que no es la Obra Maestra que muchos pregonana, pero es de lo mejor del año con diferencia. La cinta posee un guión bien elaborado que, si bien le sobran 10 o 15 minutos, está muy bien llevado por Nolan. Ledger es la estrella con su impresionante creación de Joker, y estoy de acuerdo contigo en que la mejor secuencia de todas es la del interrogatorio, seguida por la apertura del atraco. Colosal.
    Yo ya llevo tres visionados en cine, jeje.

    Saludos.

  4. Nunca viene mal un segundo visionado amigo Ramón B., ni de lejos quería tacharla con esa etiqueta que tanto se abusa hasta que la vi por segunda vez, pese que las sorpresas ya no se intuyen, como todas, uno se entera de datos interesantes así como que la disfruta más que el primer día. Ojo, a veces es en viceversa 😉

    Saludetes!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s