Lenguajes alternativos

El cine es el arte más conservador. La mayoría de directores tratan al público como adolescentes inmaduros. La publicidad evoluciona más rápidamente. Algunos anuncios se parecen a mis películas. Ofrecen lecturas que no todo el mundo descifra. Aparecen imágenes sin argumento, y la marca del coche no sale hasta el final.

Pere Portabella

El lenguaje es verdaderamente importante. Ya pueden haber buenas historias -que las hay, y maravillosas-, que si el cine actual sigue estancado en un aparcamiento sin una salida bien definida, todo quedará resumido en el más puro conservadurismo, en el más tópico de los tópicos, en la fórmula mil y una veces gastada y saturada. Mis nombres clave: Rosales, Guerín, Portabella, Tarkovski, Van Sant, Haneke. Ellos son los auténticos cineastas que van a contracorriente, que nunca se quedan a medias -lo de La soledad se podría discutir-. Y yo, cada vez más atraído por este tipo de cine -y de arte, en general-, el cine que juega en otra liga, o que más bien no pertenece a ninguna de ellas, sino simplemente a su propia liga, me dejo llevar por tales innovaciones artísticas e intento marcar, espero que a lo largo de los años, un camino de conciencia y de aprendizaje. Quién sabe, quizás el cine se agota y ya no quedan suficientes radicales como para sacarlo adelante de una vez por todas. Aunque opino que, mientras haya público palomitero, habrá películas palomiteras. Y mientras que  el razonamiento sobre la búsqueda de alternativas, de nuevas propuestas, de nuevos tratamientos, de transgresiones, transcurra por el único camino del que hoy dispone, nunca veremos la luz -y con eso me refiero a todo el público, y no sólo al minoritario- del cine distinto, injustamente llamado “raro”.

Falta valentía, falta esfuerzo, faltan ganas, sobra pereza y sobra temor. No me gustaría hablar del cine español como único culpable de tal estancamiento. El cine en general ha ido por el mal camino, ha ido perdiendo, se ha ido frenando. En realidad, no os sabría decir cuál fue su verdadera época de esplendor; si es que la hubo. Debo decir que amo las buenas historias, esas contadas con desbordante originalidad y con una gracia que sólo genios como Allen, Eastwood, del Toro, Hitchcock, Scorsese, Fincher, P. T. Anderson, Cronenberg, Shyamalan, Amenábar, Tarantino, y un larguísimo etcétera, sabrían manejar. Sus narraciones, todas ellas muy distintas entre sí -ahí está el verdadero punto clave del arte: tener una visión propia y única, y llevarla a cabo con los medios posibles-, consiguen atrapar a un público altamente mayoritario, y lo hacen con una calidad abismal. Y probablemente os preguntéis si con eso basta. No lo creo, en absoluto. Y es que puede haber de todo, mientras todo sea bueno y personal. Unos se salen de los límites, buscan el más allá del cine, y otros se mantienen en una línea normalizada -siempre separados de los convencionales debido a su indudable talento artístico- y resultan ser entrañablemente atractivos para la mayoría del público. Evidentemente, no todos disponen del mismo número de seguidores y de taquillaje. Para gustos hay colores, no lo niego. Pero de alternativos hay demasiado pocos, y se debería empezar a plantear un serio avance respecto a la actual paralización.

Amar el cine, a mi entender, significa amarlo desde una perspectiva muy amplia. Hay que verlo todo para acabar decantándose por algo concreto. En mi caso, aún estoy en proceso. Aunque no me extrañaría, de ningún modo, que siguiera amando cine de todo tipo, ya sea el comercial “del bueno”, el alternativo o expermiental, el documental, el clásico… Todo cabe en este mundo, mientras no se desgaste.

Esta reflexión se la dedico a Pere y a todo el equipo de FILMS 59, por abrirme a nuevos caminos, a nuevas visiones, a nuevos entendimientos. Por hacerme madurar. Todo gracias a ellos.

Anuncios

3 Respuestas a “Lenguajes alternativos

  1. Yo no creo que el llamado “Séptimo arte” se pierda definitivamente, los hay que luchan por ello(algunos los nombras). Lo malo de esto es que no puede resistir el paso del tiempo, como todo, evoluciona hacia nuevas alternativas, el público cambia, lo malo es que creo que el verdadero problema es que muchos queremos negar tal realidad, luego los hay llamados “cinéfilos” de pacotilla que no saben valorar el cine en todo su conjunto:

    Clint Eastwood es necesario(aunque algunos lo nieguen).

    Sylvester Stallone es necesario(aunque algunos lo nieguen).

    Saber amar al cine según mi criterio, es saber amar desde el arte a la mierda. Lo malo es que a veces el llamado arte viene disfrazado de rollo pretencioso, y la mierda de producto refrescante.

    El cine está ahí, sigue activo, muchos dicen que no como antes…. eso es porque está yendo hacia un camino distinto no menos artístico.

    Esto es una magnífica reflexión Ramón, si me permites que te aconseje una película, sabiendo lo que he leído y tu identificación con Portabella, creo que no estaría mal que le eches un vistazo a uno de los homenajes más inclasificables del cine: “Arrebato”

  2. Interesante texto.
    Creo que ambos tipos de cine (experimental y de calidad con argumento se complementan y conviven). No todo cine es arte, y no todo el que hace rimas sabe qué es poesía. En todas partes se generan muchas toneladas de basura.
    Por cierto, qué bien le quedó a del Toro su segundo Hellboy.
    Abrazos.

  3. Estoy de acuerdo, está claro que debería convivir de todo; el problema es que no hay igualdad de condiciones. ¿Por qué no se estrenan en España las películas de Sokurov, Hou Hsiao Hsien, Tsai Ming Liang, Claire Denis, Bela Tarr o Pedro Costa? Incluso ocurre con películas narrativas o más accesibles que intentan ir más allá, como pasa con gente como Desplechin, Nicholas Klotz o Hong Sang Soo, o con clásicos consagrados que aparecen y desaparecen aleatoriamente de nuestras pantallas, como Rivette, Godard, Kiarostami o el centenario Manoel de Oliveira…

    Y eso en las grandes capitales… Lo que ocurre en las pequeñas ciudades de provincias ya es mucho más complicado, y ni siquiera tienen pantallas alternativas…

    Un saludo, Ramón, y enhorabuena por tu necesaria reflexión 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s