Trailers pre-Oscars

No me digan que no es casualidad que, en menos de dos semanas, hayan aparecido los trailers de la mayoría de las películas que todo el mundo sabe que, por razones que ya comentamos en el anterior artículo, tienen muchas posibilidades de ser nominadas a los Oscars 2012.

Es interesante ver, por encima de todo, cómo las promocionan. Hay muchos recursos: desde el montaje y la música emocionante, hasta fragmentos de críticas positivas, pasando por el ya cansino método de presentar a los realizadores como “del aclamado director de…”. A continuación muestro cuales son estas películas y las posibilidades que creo que tendrán.

El biopic: J. Edgar (Clint Eastwood)

Es Clint Eastwood, aparece Leonardo DiCaprio interpretando uno de los hombres más poderosos de la historia de los E.E.U.U., y está escrita por el ya ganador guionista de otro biopic (Milk). El trailer es de esos que tocan la fibra sensible, le aporta un tono épico (la música, el montaje, las frases en off) y, sobretodo, le concede una importancia enorme al protagonsita. Posibilidades las tiene, sobretodo DiCaprio, aunque puede que el tono demasiado clásico del conjunto haga que se quede con lo justo.

El eterno perdedor: The girl with the dragon tattoo (David Fincher)

A estas alturas, el señor Fincher no necesita ningún recurso en sus trailers para vender cosas que no son. Con una absorbente banda sonora de Trent Reznor de fondo, esta versión yanki de la famosa primera parte de Milenium se nos presenta como algo muy bien hecho (como de costumbre en el cineasta), lleno de matices y excelentemente interpretado. Se intuyen momentazos (véase la pelea en las escaleras mecánicas, o la llegada de Craig a la mansión con todo nevado), y es por eso que creo que la labor de Fincher será bien recibida. Y es que, después de ser arrebatado por Boyle y Hooper en las anteriores ceremonias, puede que esta vez la Academia le otorgue lo que muchos piensan que le deben.

La comedia indie: Young adult (Jason Reitman)

Esperaba este trailer con muchas ganas, y la verdad es que me ha dejado un tanto frío. Está claro que Charlize Theron promete darlo todo en el papel de escritora alcohólica, pero no sé si, tras dos éxitos (un tanto sobrevalorados, a mi parecer) como Juno y Up in the air, Jason Reitman conseguirá llevarse al público al bolsillo. La historia tiene buena pinta, pero ese tono de comedia indie al uso me dice que el chollo se le va acabando al hijo “prodigio” del realizador de Ghostbusters. Esperemos que no sea así, y que Diablo Cody nos vuelva a brindar un guión con gancho y una ácida crítica social.

¡Quiero un Oscar!: Extremely loud and incredibly close (Stephen Daldry)

Hasta ahora, ésta era una película que se había mantenido en el más absoluto secretismo. Todo el mundo intuía que, con tres nombres tan “premiables” como Daldry, Hanks y Bullock, nada podría salirle mal en su carrera a los Oscars. Y tengo que decirles que, tras ver el trailer, sus posibilidades son aún mayores; aunque también pienso que, de tantas expectativas de cara a arrasar en los premios, algo falle y no sea tanto como la gente esperaba. Desde luego, nadie duda en que el avance está más que preparado para tocar la fibra sensible a la gente (que si voz en off recordando al padre, que si la canción de U2 al final, que si Bullock llorando…).

La apuesta british: My week with Marylin

Y no podían faltar los Weinstein, y menos la ya obligatoria apuesta british anual . El año pasado les salió redondo con El discurso del Rey y, tras ver el trailer de ésta, es complicado pensar que no triunfará. Y es que lo tiene todo: drama biográfico sobre un icono de Hollywood, la cada vez más reconocida Michelle Williams como absoluta protagonista, puesta en escena elegante y sofisticada, secundarios de lujo… No puedo daros ningún motivo a priori por el que este film no pueda triunfar, pues hasta contar con un director desconocido puede ser motivo de sorpresa (véase el caso del también experto en series inglesas Tom Hooper).

El lucimiento de la estrella: Albert Nobbs (Rodrigo García)

Nos encontramos ante una película pensada para el lucimiento de una veterana actriz, Glenn Close, quien entra desde ya en la carrera a ganar el Oscar que se merece desde hace años. La película en sí no tiene demasiado atractivo, y menos después de su tibia acogida en San Sebastián. Lo que más me ha sorprendido es lo que intuyo que será una puesta en escena del todo impersonal y académica, que lógicamente no se llevará ningún reconocimiento. Aunque, tras el ya comentado triunfo de Hooper el año pasado, quién sabe…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s