Crítica de ‘Venganza: Conexión Estambul’: tópica adrenalina

El hilo argumental que planteaba la exitosa Venganza (P.Morrel, 2008) ya era lo suficientemente simple como para que ahora, cuatro años después, por motivos –intuyo- puramente comerciales, se haya creado una secuela. El film, mediocremente orquestado por el también francés Olivier Megatrón, no se aguanta prácticamente por ningún lado. Uno se equivocaría si pensara que al menos Liam Neeson salvaría una historia que, por muy banal que fuese, aún tendría gancho. Y sí, hay que reconocer que si algo no le falta es ritmo. Pero todo resulta tan inverosímil, tan superficial y, por encima de todo, tan tópico, que, por mucha adrenalina que haya, la enorme sensación de vacío sigue ahí.

¿Cuántas veces hemos visto la historia de un padre que se quiere vengar por el secuestro de su hija/o? ¿Y en cuántas de ellas hay un matrimonio roto que se recupera? ¿En cuántas escenas hemos presenciado a barrios de ciudades orientales/sudamericanas ser devastados por una absurda persecución en coches/motos? Estos son solo algunos elementos que hemos podido observar una y otra vez en el cine de acción reciente, incapaz de reinventarse, de crear algo un poco diferente. Pero si a alguien todo esto le suena a chino, que vaya a ver Venganza: Conexión Estambul. Se sorprenderá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s