Crítica de ‘The Bling Ring’: banalidades

The Bling Ring

Hay cineastas que, ya sea por un golpe de suerte o por un talento prematuro, inician su carrera de forma inmejorable y sorprendente. Este es el caso de Sofia Coppola, quien tras su interesante –aunque excesivamente naive– ópera prima, realizó una de las películas más estimulantes, maduras y preciosas de los últimos años: Lost in Translation. Sin llegar nunca al radicalismo o la transgresión de sus “maestros” –¡Godard, entre ellos!-, la directora se fue deshaciendo de la etiqueta de “hijísima” mostrando en sus posteriores obras un inconformismo con el modo de representación tradicional Hollywood y, asimismo, un estilo ciertamente libre y personal. Además, Coppola quiso retratar con cierta ironía, tanto en María Antonieta como en Somewhere, el vacío que habitaba en el mundo del exceso y la fama, algo que ella mismo había presenciado en su infancia. Todo iba sobre ruedas.

Pero mientras en estas últimas obras las capas internas y la inteligencia brillaban por su sutileza, en The Bling Ring –su último film- todo ha quedado reducido a una banalidad sobre la que, precisa y paradójicamente, la película trata de hablar. Y no solo eso: estamos además ante la película más tradicional y menos juguetona de toda su carrera, la más evidente, la menos interesante. Y es que hasta ahora, la cineasta se caracterizaba por tratar a sus personajes –seres conformistas, atrapados en un vacío existencial y rutinario- con una delicadeza asombrosa, llegando a crear una empatía única entre el espectador y todos ellos.

Ya el arranque de The Bling Ring advierte que lo que presenciaremos poco tendrá que ver con los sentimientos. Este es el film más frío y menos psicológico de todos los de Coppola; algo que no supondría un retroceso si el guión y los personajes hubieran estados tratados con más precisión y delicadeza. El error, pues, no es que la historia sea de poco interés –que, sin duda, lo es-; se trata de algo que va más allá, que cuestiona la labor de Coppola como una cineasta hasta ahora interesante: estamos hablando de que lo que podría haber sido un retrato generacional sobre la nimiedad, la inmediatez y el exceso, se queda en un ejercicio vago, absurdo, aburrido, reiterativo y, lo que es peor, absolutamente tradicional.

Valoración: 3,5 (sobre 10) 

Anuncios

Una respuesta a “Crítica de ‘The Bling Ring’: banalidades

  1. Lorena de Lorraine

    Es una película con pocos centimetros de profundidad. Además de Emma, no hubo nada interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s